Archivo de artículos

El bosque de los cuatro vientos - María Oruña

TITULO: El bosque de los cuatro vientos

AUTOR: María Oruña

EDITORIAL: Destino

AÑO EDICION: 2020

Nº PAGINAS: 416

 

SINOPSIS

En la Galicia de 1830, una mujer se enfrenta a las convenciones de su tiempo.La novela más ambiciosa de María Oruña, una autora totalmente consolidada.
A comienzos del siglo xix, el doctor Vallejo viaja de Valladolid a Galicia junto con su hija Marina para servir como médico en un poderoso monasterio de Ourense. Allí descubrirán unas costumbres muy particulares y vivirán la caída de la Iglesia. Marina, interesada en la medicina y la botánica pero sin permiso para estudiar, luchará contra las convenciones que su época le impone sobre el saber y el amor y se verá inmersa en una aventura que guardará un secreto de más de mil años.
 
En nuestros días, Jon Bécquer, un inusual antropólogo que trabaja localizando piezas históricas perdidas, investiga una leyenda. Nada más comenzar sus indagaciones, en la huerta del antiguo monasterio aparece el cadáver de un hombre vestido con un hábito benedictino propio del xix. Este hecho hará que Bécquer se interne en los bosques de Galicia buscando respuestas y descendiendo por los sorprendentes escalones del tiempo.
 

OPINION

Los libros de Puerto escondido son amenos, con personajes atractivos y tramas interesantes. Pero en este libro, he de decir que me he encontrado a una María Oruña mucho más madura como escritora. Una escritora  valiente que se atreve a bailar con las palabras, y cuyo resultado son unos pasajes a lo largo de la escritura de El bosque de los cuatro vientos absolutamente deliciosos. Por fin, he encontrado eso que tanto reclamo, un libro que no esté solamente correctamente escrito, sino donde el autor vaya más allá, hasta conseguir la magia de la belleza literaria, y creo que María Oruña lo ha conseguido.

La historia es atractiva e interesante, donde la autora rinde un homenaje a su tierra, pues nos presenta una Galicia a la que a todos nos gustaría visitar. Narrada a dos tiempos diferentes, pasado y presente, nos presenta a un protagonista principal en cada época. Para mi gusto, resulta más interesante Marina, la protagonista del siglo XIX, pues se trata de una mujer de esas que nacen de cuando en cuando, especialmente en aquella época, un personaje con tanta fuerza que ella misma por si sola hubiera podido acaparar todo el protagonismo de la novela. El otro protagonista, el de la época actual, es más timorato, más indeciso, más “normal” por decirlo de alguna forma, aunque tal vez ahí, y creo que con toda intención por parte de la autora, resida el encanto del personaje.

La trama nos va envolviendo desde el principio, perfectamente ambientada en esa Galicia mágica plagada de misterios por resolver, que tal vez estén ahí, al alcance de quien sea capaz de mirar con ojos diferentes, como hace el protagonista. Y como decía antes, lo que para mí hace que esta novela valga realmente la pena no es sólo una historia interesante, fácil de leer, y unos personajes atractivos, sino que creo que María Oruña ha ingresado en el club de los autores que son capaces de hacer buena literatura con mayúsculas, la que no deja indiferente a paladares literarios exquisitos, con frases y pensamientos que hay que releer para saborear en todo su significado.

Es por ello que creo que sin duda El bosque de los cuatro vientos va a ser una de mis mejores lecturas de este 2020, y lo recomiendo sin ninguna duda.

En la Galicia de 1830, una mujer se enfrenta a las convenciones de su tiempo.La novela más ambiciosa de María Oruña, una autora totalmente consolidada.
A comienzos del siglo xix, el doctor Vallejo viaja de Valladolid a Galicia junto con su hija Marina para servir como médico en un poderoso monasterio de Ourense. Allí descubrirán unas costumbres muy particulares y vivirán la caída de la Iglesia. Marina, interesada en la medicina y la botánica pero sin permiso para estudiar, luchará contra las convenciones que su época le impone sobre el saber y el amor y se verá inmersa en una aventura que guardará un secreto de más de mil años.
 
En nuestros días, Jon Bécquer, un inusual antropólogo que trabaja localizando piezas históricas perdidas, investiga una leyenda. Nada más comenzar sus indagaciones, en la huerta del antiguo monasterio aparece el cadáver de un hombre vestido con un hábito benedictino propio del xix. Este hecho hará que Bécquer se interne en los bosques de Galicia buscando respuestas y descendiendo por los sorprendentes escalones del tiempo.

 

Leer más

Palabras que tú entenderás - Xavier Bosch

"Parece mentira cómo una fotografía puede convertirse en bálsamo para nuestras heridas o, en momentos de desesperación, antídoto para el veneno que nos inocula la rabia de una ausencia. Este pretendía ser el sentido de mi carta. Has hecho que me diera cuenta de la fuerza del vínculo de una mirada y de un momento. De hasta qué punto los atajos de la añoranza pueden transformarse en motor para honrar esos ojos que nos miran con orgullo... Se trata de dejarnos llevar por la mano tendida de los recuerdos, en vez de hundirnos en las ciénagas de la nostalgia."

Leer más

Por las carreteras - Sylvain Prudhomme

"Ahora era uno de los que no se tumban en el suelo, de los que ya no tienen tiempo. De niño gateas, te caes. Conoces el suelo a través de los pies y las manos. Íntimamente. Luego el suelo se aleja. Ser adulto es ya no saber caerse. Es vivir en un cuerpo que ha perdido la memoria del suelo, que no sabe cómo vivir con él, que le tiene miedo."

 

Leer más

El bosque de los cuatro vientos - María Oruña (2)

"Con el tiempo, Bécquer había comprendido que en la vida siempre llegaba un instante de perdición absoluta. Un abismo insondable en el que ya todo era repetido, y en el que las historias solo cambiaban de nombre. Era como deambular en un bosque al que siempre se llegaba al anochecer, cansado y sin ganas de caminar.
Pero a veces, en ese instante de clarividencia absoluta, de comprender que nada podía perdurar y de que todas las historias eran siempre la misma, aparecía un agujero en el bosque. Y a través de aquel punto de luz se podía escapar del decorado roto que componía la espesura adormecida."
 
 
Pero a veces, en ese instante de clarividencia absoluta, de comprender que nada podía perdurar y de que todas las historias eran siempre la misma, aparecía un agujero en el bosque. Y a través de aquel punto de luz se podía escapar del decorado roto que componía la espesura adormecida.Con el tiempo, Bécquer había comprendido que en la vida siempre llegaba un instante de perdición absoluta. Un abismo insondable en el que ya todo era repetido, y en el que las historias solo cambiaban de nombre. Era como deambular en un bosque al que siempre se llegaba al anochecer, cansado y sin ganas de caminar.
Pero a veces, en ese instante de clarividencia absoluta, de comprender que nada podía perdurar y de que todas las historias eran siempre la misma, aparecía un agujero en el bosque. Y a través de aquel punto de luz se podía escapar del decorado roto que componía la espesura adormecida.Con el tiempo, Bécquer había comprendido que en la vida siempre llegaba un instante de perdición absoluta. Un abismo insondable en el que ya todo era repetido, y en el que las historias solo cambiaban de nombre. Era como deambular en un bosque al que siempre se llegaba al anochecer, cansado y sin ganas de caminar.
Pero a veces, en ese instante de clarividencia absoluta, de comprender que nada podía perdurar y de que todas las historias eran siempre la misma, aparecía un agujero en el bosque. Y a través de aquel punto de luz se podía escapar del decorado roto que componía la espesura adormecida.Con el tiempo, Bécquer había comprendido que en la vida siempre llegaba un instante de perdición absoluta. Un abismo insondable en el que ya todo era repetido, y en el que las historias solo cambiaban de nombre. Era como deambular en un bosque al que siempre se llegaba al anochecer, cansado y sin ganas de caminar.
Pero a veces, en ese instante de clarividencia absoluta, de comprender que nada podía perdurar y de que todas las historias eran siempre la misma, aparecía un agujero en el bosque. Y a través de aquel punto de luz se podía escapar del decorado roto que componía la espesura adormecida.
Leer más

El bosque de los cuatro vientos - María Oruña

"Los gallegos, sin duda, debían de provenir de espíritus del norte, porque habían hecho del frío el más cálido de los abrigos. Eran perseguidos y acechados, como todos, por la negra sombra de la muerte, pero ellos sabían que cuando alguien cantaba era ella la que entonaba la melodía, y que cuando alguien lloraba era ella la que sujetaba el lamento."

 

Leer más

Qué vas a hacer con el resto de tu vida - Laura Ferrero

"Seguro que llegaría ese momento en que al recordar a Pablo sonreiría. Pero cumpliría años sin él, cuarenta, cincuenta y sesenta. Y seguiría estando triste. Otros me abrazarían, quizá incluso lo harían fuerte, muy fuerte. Pero la pena no se iría. La tristeza seguiría encerrada en ese lugar que nadie sería capaz de abrazar. No hay lugar para la pérdida. Está, pero no se ve."

 

Leer más

La huella del mal - Manuel Ríos Sanmartín

"Nunca debí contarte aquello. No debí abrirte mi corazón. ¿En quién confiar si no se puede confiar en nadie? ¿A quién se puede desear si no puedes entregarte plenamente, si no puedes abandonarte en sus brazos? ¿Con quién compartir la soledad sin que te apuñalen por la espalda? La soledad debe ser absoluta. Demencial. Necesaria.
No hay nadie en la oscuridad. Está vacía, hueca, tenebrosa.
¿En quién confiar?
En nadie.
Soy nadie."
 
Soy nadie.Nunca debí contarte aquello. No debí abrirte mi corazón. ¿En quién confiar si no se puede confiar en nadie? ¿A quién se puede desear si no puedes entregarte plenamente, si no puedes abandonarte en sus brazos? ¿Con quién compartir la soledad sin que te apuñalen por la espalda? La soledad debe ser absoluta. Demencial. Necesaria.
No hay nadie en la oscuridad. Está vacía, hueca, tenebrosa.
¿En quién confiar?
En nadie.
Soy nadie.Nunca debí contarte aquello. No debí abrirte mi corazón. ¿En quién confiar si no se puede confiar en nadie? ¿A quién se puede desear si no puedes entregarte plenamente, si no puedes abandonarte en sus brazos? ¿Con quién compartir la soledad sin que te apuñalen por la espalda? La soledad debe ser absoluta. Demencial. Necesaria.
No hay nadie en la oscuridad. Está vacía, hueca, tenebrosa.
¿En quién confiar?
En nadie.
Soy nadie.Nunca debí contarte aquello. No debí abrirte mi corazón. ¿En quién confiar si no se puede confiar en nadie? ¿A quién se puede desear si no puedes entregarte plenamente, si no puedes abandonarte en sus brazos? ¿Con quién compartir la soledad sin que te apuñalen por la espalda? La soledad debe ser absoluta. Demencial. Necesaria.
No hay nadie en la oscuridad. Está vacía, hueca, tenebrosa.
¿En quién confiar?
En nadie.
Soy nadie.Nunca debí contarte aquello. No debí abrirte mi corazón. ¿En quién confiar si no se puede confiar en nadie? ¿A quién se puede desear si no puedes entregarte plenamente, si no puedes abandonarte en sus brazos? ¿Con quién compartir la soledad sin que te apuñalen por la espalda? La soledad debe ser absoluta. Demencial. Necesaria.
No hay nadie en la oscuridad. Está vacía, hueca, tenebrosa.
¿En quién confiar?
En nadie.
Soy nadie.Nunca debí contarte aquello. No debí abrirte mi corazón. ¿En quién confiar si no se puede confiar en nadie? ¿A quién se puede desear si no puedes entregarte plenamente, si no puedes abandonarte en sus brazos? ¿Con quién compartir la soledad sin que te apuñalen por la espalda? La soledad debe ser absoluta. Demencial. Necesaria.
No hay nadie en la oscuridad. Está vacía, hueca, tenebrosa.
¿En quién confiar?
En nadie.
Soy nadie.
Leer más

El último verano de Silvia Blanch - Lorena Franco

"El secreto mejor guardado conlleva el irremediable deseo de ser revelado. Dejar de sentir vergüenza, pudor o inhibición por aquello que sentimos, hicimos o dijimos. Que nuestras luces devoren a nuestras sombras."

 

Leer más

Un asesino en tu sombra - Ana Lena Rivera

"Caminé un rato bajo la lluvia, nostálgica, consolándome con mis recuerdos, que, aquel día, me reconfortaron. A veces, el dolor también necesita que lo acunen para quedarse tranquilo."

 

Leer más

Reflejos de una vida - Antonio Gala

"La vida está vivida, y la canción, cantada. Pudo ser de otra forma; pero fue sólo de ésta. Sé que el tiempo no existe. Ni el olvido. Aún escucho su música alejarse. Lo demás es silencio."

 

Leer más

La danza de los tulipanes - Ibon Martín

"El mar lo es todo. En él se zambullen los recuerdos, las decepciones y las esperanzas. Las penas también, claro; por algo la lágrimas saben a mar. ¿O es el mar el que sabe a las lágrimas de quienes las derraman refugiándose en la complicidad de su silencio?"

Leer más

El último verano de Silvia Blanch - Lorena Franco

TITULO: El último verano de Silvia Blanch

AUTOR: Lorena Franco

EDITORIAL: Planeta

AÑO EDICION: 2020

Nº PAGINAS: 320

 

SINOPSIS

La última persona que vio a Silvia Blanch, desaparecida sin dejar rastro el verano de 2017, está muerta. Silvia era joven, guapa y estaba destinada al éxito. Alex, una joven periodista, será la encargada de ir hasta el pueblo de Montseny, donde vivía Silvia y donde se le perdió la pista, para hablar con su familia y escribir un artículo cuando se cumple un año de la desaparición.
Una vez allí, empieza a desempolvar todos los detalles de la desaparición en busca de respuestas. Rodeada de secretos y mentiras, no tardará en notar que su presencia molesta a los habitantes del pueblo. Sobre todo a uno de los principales sospechosos, por quien Alex se sentirá irremediablemente atraída a pesar de lo que parece esconder.

La última persona que vio a Silvia Blanch, desaparecida sin dejar rastro el verano de 2017, está muerta. Silvia era joven, guapa y estaba destinada al éxito. Alex, una joven periodista, será la encargada de ir hasta el pueblo de Montseny, donde vivía Silvia y donde se le perdió la pista, para hablar con su familia y escribir un artículo cuando se cumple un año de la desaparición.

Una vez allí, empieza a desempolvar todos los detalles de la desaparición en busca de respuestas. Rodeada de secretos y mentiras, no tardará en notar que su presencia molesta a los habitantes del pueblo. Sobre todo a uno de los principales sospechosos, por quien Alex se sentirá irremediablemente atraída a pesar de lo que parece esconder.

 

OPINION

Pese a tratarse de una novela con una temática tantas veces repetida en los últimos años en el panorama literario español, creo que en este caso nos encontramos con algunos hechos diferenciales. De entrada, la protagonista no es policía ni detective, sino periodista, y eso hace que la investigación de la desaparición de Silvia Blanch se enfoque desde un punto de vista diferente. A lo largo de esa investigación, Alex se encuentra con una serie de personajes bastante variopintos, bien trabajados psicológicamente por parte de la autora, que hacen que la implicación de Alex en la historia vaya en aumento con cada página que vamos leyendo, hasta sentirse completamente atrapada y atrapar también al lector.

La historia está bien construida y mantiene la intriga prácticamente hasta el final. Como acabo de decir anteriormente, nos encontramos con personajes bastante profundos que sin duda enriquecen la novela de manera notable. El ritmo narrativo es ágil, fluido y entretenido, el lector se engancha desde el principio a la historia y está deseando descubrir junto a la protagonista que fue de Silvia Blanch. ¿Está muerta o acaso no es así? Esta es la duda vital que surge a medida que avanzamos en la lectura de la novela, y que Lorena Franco, su autora, sabe mantener hasta el final, un final en el que la autora juega con los lectores, desviando la sospecha de un personaje a otro una y otra vez, con lo que consigue que aunque no haya grandes giros finales, el interés no decaiga en ningún momento.

El estilo es bastante correcto, aunque como casi siempre, y por mucho que me repita no dejaré de decirlo una y otra vez, me hubiera gustado que fuera un poco más rico literariamente hablando.

En resumen, creo que nos encontramos ante un buen libro, que se deja leer fácilmente, que atrapa y que nos lleva casi en volandas hacia el desenlace final.

 

Leer más

La huella del mal - Manuel Ríos San Martín

TITULO: La huella del mal

AUTOR: Manuel Ríos San Martín

EDITORIAL: Planeta

AÑO DE EDICION: 2019

Nº PAGINAS: 576

 

SINOPSIS

Un yacimiento mítico, un asesinato desconcertante, una pareja de investigadores con un pasado secreto

Durante una visita escolar a la excavación arqueológica de Atapuerca, un chico de catorce años descubre que una de las reproducciones humanas que imitan los enterramientos de los homínidos de hace miles de años es, en realidad, el cuerpo de una chica muerta. La joven parece haber sido colocada con una simbología ritual, y todas las pistas apuntan a un macabro homicidio similar al ocurrido seis años atrás en otro yacimiento en Asturias.

En el pueblo se desata la inquietud. Demasiados detalles recuerdan el caso anterior, por lo que el juez piensa en reunir de nuevo a los policías que se hicieron cargo entonces: Silvia Guzmán, inspectora de la UDEV, y Daniel Velarde, un expolicía dedicado ahora a la seguridad privada. Sin embargo, nadie sabe que en el pasado ambos vivieron una relación sentimental que acabó de manera abrupta y que tuvo mucho que ver en la truncada resolución del caso. Ahora, Silvia y Daniel tendrán que aprender a colaborar y aclarar sus sentimientos para descubrir al asesino del yacimiento y cerrar aquella herida abierta en su pasado.

 

OPINION

A simple vista, puede parecer que en La huella del mal nos encontramos con otra novela policiaca, ambientada en el norte de nuestro país y con un asesinato pseudoritual. Sin embargo, una vez que el lector se va adentrando en La huella del mal, va descubriendo poco a poco que su autor, Manuel Ríos San Martín no se ha conformado con eso, y ha pretendido ir mucho más allá.

De ahí que la reticencia que al principio puede hacer pensar “otra más”, va desapareciendo a medida que la lectura avanza y la historia nos va atrapando por completo.

La trama enlaza con otro crimen años atrás que quedó sin resolver, y eso lleva a los protagonistas, que son los mismos investigadores de aquel otro crimen, a poner todo su empeño en una especie casi de cruzada por cerrar el círculo.

La trama está bien construida, con ese giro final que no puede faltar en las novelas de este género, y que si en muchos casos casi se adivina mucho antes de que llegue, en este no es así, por lo que logra sorprender al lector, sobre todo por la variedad de posibles sospechosos con los que el autor va enriqueciendo la novela a lo largo de sus páginas.

Los personajes resultan bastante creíbles, aunque aquí sí tengo que decir que me hubiera gustado encontrar algo más de originalidad en los mismos, pues uno empieza a estar un poco cansado del típico investigador que atraviesa una crisis personal y casi de identidad.

La novela está bien escrita, el estilo es fluido y ameno, haciendo que la lectura sea fácil y se avance por sus páginas de manera casi frenética intentando llegar al final para desvelar la solución del caso.

 

Pero sobre todo, me gustaría resaltar una serie de divagaciones, pensamientos y conversaciones entre algunos de los personajes verdaderamente interesantes, profundas, que pretenden reflexionar sobre los instintos más primitivos de nuestros ancestros. Un punto de vista original y que para mí, es lo que dota a esta novela de verdadero valor e interés, y que la respuesta a ese “otra más” que señalaba al principio sea claramente no. No se trata de otra novela policiaca más. Es una novela que merece la pena leer.

Un yacimiento mítico, un asesinato desconcertante, una pareja de investigadores con un pasado secreto
Durante una visita escolar a la excavación arqueológica de Atapuerca, un chico de catorce años descubre que una de las reproducciones humanas que imitan los enterramientos de los homínidos de hace miles de años es, en realidad, el cuerpo de una chica muerta. La joven parece haber sido colocada con una simbología ritual, y todas las pistas apuntan a un macabro homicidio similar al ocurrido seis años atrás en otro yacimiento en Asturias.
En el pueblo se desata la inquietud. Demasiados detalles recuerdan el caso anterior, por lo que el juez piensa en reunir de nuevo a los policías que se hicieron cargo entonces: Silvia Guzmán, inspectora de la UDEV, y Daniel Velarde, un expolicía dedicado ahora a la seguridad privada. Sin embargo, nadie sabe que en el pasado ambos vivieron una relación sentimental que acabó de manera abrupta y que tuvo mucho que ver en la truncada resolución del caso. Ahora, Silvia y Daniel tendrán que aprender a colaborar y aclarar sus sentimientos para descubrir al asesino del yacimiento y cerrar aquella herida abierta en su pasado.
Leer más

Entrevista a Paloma Sánchez-Garnica

En esta ocasión contamos con las palabras de Paloma Sánchez-Garnica, autora de La sospecha de Sofía, una de las novedades más interesantes en lo que llevamos de 2019.

¿De dónde surge la idea para La sospecha de Sofía? 
No sé exactamente de dónde surge. La primera vez que pensé en esta historia me imaginé a alguien esperando a un ser querido, una espera envuelta en la incertidumbre. A partir de ahí me puse a escribir y la historia empezó a fluir poco a poco, palabra a palabra. 
 
Es de suponer que una novela que retrocede cincuenta años en el tiempo, y que transcurre buena parte de ella en un país tan complejo como la extinta RDA, requiere un gran trabajo de documentación, ¿cómo ha sido en este caso?
La base de la documentación es la lectura, novelas de la época, ensayos, estudios sobre los distintos sistemas políticos, sociales, diarios… También películas muy interesantes como La vida de los otros, Goodbay Lenin, El Muro, Soñadores, entre otras. Además de mi propia experiencia personal ya que cuarenta días antes de la caída del Muro de Berlín, yo estuve en aquella ciudad y pasé la frontera para acceder al otro lado del Muro. Aquella experiencia me marcó para siempre. 
 
Llama la atención la posición de la mujer en aquella España de finales del franquismo, ¿estaba en su intención el señalar todo el camino que se ha recorrido desde entonces hasta ahora?
Así es. Soy de una generación que ha sido testigo y parte de la evolución que ha tenido esta sociedad, sobre todo en lo que se refiere a las mujeres, y por eso somos muy conscientes de que nada es regalado, que todo esto que hemos conseguido hay que defenderlo y protegerlo porque nos lo pueden quitar de la noche a la mañana. Y creo que la literatura puede ser un medio para que el lector conozca el pasado, nuestro pasado, para que entienda mejor de dónde venimos, lo que somos, y así podremos estar más preparados para afrontar el futuro. 
 
 
¿Es Sofía una mujer adelantada a su tiempo?
Lo es. El noventa por ciento de las mujeres de aquella época eran tragadas por ese rol de madre y esposa que las anulaba como personas. Perdimos a tantas mujeres con mucho  talento, inteligencia, mujeres brillantes que se quedaron en el ámbito doméstico, y eso no solo las perjudicó a ellas, sino a la sociedad entera.
 
En la historia también nos deja patente el drama que tantos y tantos ciudadanos de la Alemania comunista vivieron al verse encerrados tras el muro. ¿Cómo ha sido el trabajo de ponerse en su piel para transmitirnos de manera tan acertada esos sentimientos?
Leyendo, visualizando películas, y con mi propia experiencia personal. Además, estuve en Berlin hablando con un expresidiario de la Stasi que me enseñó la cárcel de la Stasi, y en los archivos… 
 
La sospecha de Sofía también es una novela de espías, ¿se ha sentido cómoda trabajando en ese género?
Al principio me resistí a entrar en este terreno para mí desconocido, pero me fui dejando llevar y al final reconozco que me encantó crear este ambiente. 
Y el amor, como no, está presente en cada uno de los personajes del libro, cada uno con su forma de entenderlo. Esto nos lleva a una pregunta, ¿hay un amor más valioso que otro según la forma de entenderlo? ¿O todos los amores son igual de válidos?
Todos los amores son igualmente válidos. Cada uno lo entiende a su manera, y todos ellos son respetables. 
 
¿Qué les diría a los lectores para incitarlos a leer La sospecha de Sofía?
Es una historia muy humana de cómo la situación política y social impacta en los personajes, que desde 1968 hasta la caída del muro de Berlín les llevarán por el Madrid tardofranquista, el de la Transición y la explosión de los años ochenta, por el París revolucionario del Mayo del 68, y sobre todo por ese Berlín con esa anomalía que supuso el muro, que tanto condicionó la vida de sus habitantes durante más de 28 años. Creo que es una historia emocionante, de intriga y suspense, y de cómo una carta anónima puede cambiar nuestro destino. 
 
La novela, como ya hemos señalado de alguna forma, abarca diferentes géneros, si tuviera que encuadrarla en alguno en concreto ¿en cual lo haría?
Narrativa.
 
Es significativa la riqueza de la práctica totalidad de los personajes que aparecen en el libro, ¿Cuál sería su personaje favorito?
No tengo uno favorito, pero sí uno que me costó muchísimo crearlo, y es Daniel, porque necesitaba reconstruirlo desde la más absoluta nada. Todos podemos reconstruirnos, hasta el que lo pierde todo, absolutamente todo, es capaz de empezar de nuevo, reinventarse, volver a ser y a sentir… Volver a ser persona. Y eso lo quería reflejar con Daniel. 
¿De dónde surge la idea para La sospecha de Sofía? 
No sé exactamente de dónde surge. La primera vez que pensé en esta historia me imaginé a alguien esperando a un ser querido, una espera envuelta en la incertidumbre. A partir de ahí me puse a escribir y la historia empezó a fluir poco a poco, palabra a palabra. 
 
Es de suponer que una novela que retrocede cincuenta años en el tiempo, y que transcurre buena parte de ella en un país tan complejo como la extinta RDA, requiere un gran trabajo de documentación, ¿cómo ha sido en este caso?
La base de la documentación es la lectura, novelas de la época, ensayos, estudios sobre los distintos sistemas políticos, sociales, diarios… También películas muy interesantes como La vida de los otros, Goodbay Lenin, El Muro, Soñadores, entre otras. Además de mi propia experiencia personal ya que cuarenta días antes de la caída del Muro de Berlín, yo estuve en aquella ciudad y pasé la frontera para acceder al otro lado del Muro. Aquella experiencia me marcó para siempre. 
 
Llama la atención la posición de la mujer en aquella España de finales del franquismo, ¿estaba en su intención el señalar todo el camino que se ha recorrido desde entonces hasta ahora?
Así es. Soy de una generación que ha sido testigo y parte de la evolución que ha tenido esta sociedad, sobre todo en lo que se refiere a las mujeres, y por eso somos muy conscientes de que nada es regalado, que todo esto que hemos conseguido hay que defenderlo y protegerlo porque nos lo pueden quitar de la noche a la mañana. Y creo que la literatura puede ser un medio para que el lector conozca el pasado, nuestro pasado, para que entienda mejor de dónde venimos, lo que somos, y así podremos estar más preparados para afrontar el futuro. 
 
¿Es Sofía una mujer adelantada a su tiempo?
Lo es. El noventa por ciento de las mujeres de aquella época eran tragadas por ese rol de madre y esposa que las anulaba como personas. Perdimos a tantas mujeres con mucho  talento, inteligencia, mujeres brillantes que se quedaron en el ámbito doméstico, y eso no solo las perjudicó a ellas, sino a la sociedad entera.
 
En la historia también nos deja patente el drama que tantos y tantos ciudadanos de la Alemania comunista vivieron al verse encerrados tras el muro. ¿Cómo ha sido el trabajo de ponerse en su piel, para transmitirnos de manera tan acertada esos sentimientos?
Leyendo, visualizando películas, y con mi propia experiencia personal. Además, estuve en Berlin hablando con un expresidiario de la Stasi que me enseñó la cárcel de la Stasi, y en los archivos… 
 
 
La sospecha de Sofía también es una novela de espías, ¿se ha sentido cómoda trabajando en ese género?
Al principio me resistí a entrar en este terreno para mí desconocido, pero me fui dejando llevar y al final reconozco que me encantó crear este ambiente. 
 
Y el amor, como no, está presente en cada uno de los personajes del libro, cada uno con su forma de entenderlo. Esto nos lleva a una pregunta, ¿hay un amor más valioso que otro según la forma de entenderlo? ¿O todos los amores son igual de válidos?
Todos los amores son igualmente válidos. Cada uno lo entiende a su manera, y todos ellos son respetables. 
 
¿Qué les diría a los lectores para incitarlos a leer La sospecha de Sofía?
Es una historia muy humana de cómo la situación política y social impacta en los personajes, que desde 1968 hasta la caída del muro de Berlín les llevarán por el Madrid tardofranquista, el de la Transición y la explosión de los años ochenta, por el París revolucionario del Mayo del 68, y sobre todo por ese Berlín con esa anomalía que supuso el muro, que tanto condicionó la vida de sus habitantes durante más de 28 años. Creo que es una historia emocionante, de intriga y suspense, y de cómo una carta anónima puede cambiar nuestro destino. 
 
La novela, como ya hemos señalado de alguna forma, abarca diferentes géneros, si tuviera que encuadrarla en alguno en concreto ¿en cual lo haría?
Narrativa.
 
Es significativa la riqueza de la práctica totalidad de los personajes que aparecen en el libro, ¿Cuál sería su personaje favorito?
No tengo uno favorito, pero sí uno que me costó muchísimo crearlo, y es Daniel, porque necesitaba reconstruirlo desde la más absoluta nada. Todos podemos reconstruirnos, hasta el que lo pierde todo, absolutamente todo, es capaz de empezar de nuevo, reinventarse, volver a ser y a sentir… Volver a ser persona. Y eso lo quería reflejar con Daniel. 
 
Le damos las gracias a Paloma Sánchez-Garnica por su amabilidad, y le deseamos toda clase de éxitos con esta gran novela. 
 
Leer más

El cementerio de los suicidas - Manuel Hurtado Marjalizo

TITULO: El cementerio de los suicidas

AUTOR: Manuel Hurtado Marjalizo

EDITORIAL: La Esfera de los libros

AÑO DE EDICION: 2019

Nº PAGINAS: 480

 

SINOPSIS

Una mujer que sueña con ser periodista. Una orden secreta oculta durante dos siglos. Tres llaves que guardan la verdad Madrid 1899. Saturnino de la Vega aparece ahorcado en la trastienda de su librería. Este suceso es la oportunidad que la joven Carmen Sotés estaba esperando para estrenarse como cronista de El Imparcial, su gran sueño. Pero la muerte del librero encierra un terrible misterio. Todo empezó en 1702, cuando el capitán de galeón Íñigo Galarza recibió el encargo de traer desde La Habana un cofre para el rey. La guerra y el destino torcieron los planes y así nació la Orden de la Mano Negra. En el curso de sus investigaciones, Carmen tendrá que atravesar el umbral de lo prohibido para descubrir que nada de lo ocurrido ha sido casual y que, tras la orden secreta, no solo están algunas muertes y la desaparición de su amado, sino también su propia historia. Manuel Hurtado Marjalizo vuelve a sorprendernos con una novela llena de intriga y una protagonista inolvidable cuyos ideales hacen que logre sobreponerse al miedo a lo desconocido.

OPINION

La librería del callejón supuso una agradable sorpresa para mí. Un autor que no conocía, con una interesante historia, mezclando voces en distintos tiempos y donde el interés no paraba de ir in crescendo.
De ahí que al ver que aparecía publicado un nuevo libro de Manuel Hurtado Marjalizo, sin dudarlo lo marqué como una de mis próximas lecturas.
Y tengo que decir que lejos de defraudarme, El cementerio de los suicidas creo que incluso supera al anterior libro de este autor. Vuelve a repetir el esquema de la narración en dos tiempos temporales distintos, uno a principio de 1700, y el otro en 1899. Dos voces que van íntimamente ligadas hasta acabar confluyendo en un mismo final, como no podía ser de otra manera.
Se trata de un libro bien escrito, con un sabor muy literario, que va claramente de menos a más, hasta conseguir que el lector esté completamente enganchado a sus páginas en búsqueda del desenlace final, en el que no falta un giro inesperado. Mezcla de misterio y novela histórica (me parece muy buena la recreación que el autor hace del Madrid de finales del siglo XIX) con una secta secreta de por medio y un misterio que la protagonista, Carmen Sotés, una de las escasas mujeres periodistas teniendo en cuenta la época, tendrá que desentrañar poniendo en juego incluso su propia vida.
Me parece pues una muy buena lectura para los amantes de la novela histórica de intriga. Un libro bien escrito, con una lectura fácil y agradable donde el autor empieza a hacer gala de su dominio del oficio, y que es capaz de mantener el interés del lector de principio a fin, con una trama muy bien montada (y como digo siempre en un libro de intriga esto es fundamental) y sin que la historia flaquee en ningún momento.
Un libro que no sólo no defrauda como decía al principio, sino que al menos en mi opinión, es la confirmación de un autor, Manuel Hurtado Marjalizo, que se empieza a convertir en un autor de referencia dentro de este género. Aunque como siempre, para gustos los colores.
La librería del callejón supuso una agradable sorpresa para mí. Un autor que no conocía, con una interesante historia, mezclando voces en distintos tiempos y donde el interés no paraba de ir in crescendo.
De ahí que al ver que aparecía publicado un nuevo libro de Manuel Hurtado Marjalizo, sin dudarlo lo marqué como una de mis próximas lecturas.
Y tengo que decir que lejos de defraudarme, El cementerio de los suicidas creo que incluso supera al anterior libro de este autor. Vuelve a repetir el esquema de la narración en dos tiempos temporales distintos, uno a principio de 1700, y el otro en 1899. Dos voces que van íntimamente ligadas hasta acabar confluyendo en un mismo final, como no podía ser de otra manera.
Se trata de un libro bien escrito, con un sabor muy literario, que va claramente de menos a más, hasta conseguir que el lector esté completamente enganchado a sus páginas en búsqueda del desenlace final, en el que no falta un giro inesperado. Mezcla de misterio y novela histórica (me parece muy buena la recreación que el autor hace del Madrid de finales del siglo XIX) con una secta secreta de por medio y un misterio que la protagonista, Carmen Sotés, una de las escasas mujeres periodistas teniendo en cuenta la época, tendrá que desentrañar poniendo en juego incluso su propia vida.
Me parece pues una muy buena lectura para los amantes de la novela histórica de intriga. Un libro bien escrito, con una lectura fácil y agradable donde el autor empieza a hacer gala de su dominio del oficio, y que es capaz de mantener el interés del lector de principio a fin, con una trama muy bien montada (y como digo siempre en un libro de intriga esto es fundamental) y sin que la historia flaquee en ningún momento.
Un libro que no sólo no defrauda como decía al principio, sino que al menos en mi opinión, es la confirmación de un autor, Manuel Hurtado Marjalizo, que se empieza a convertir en un autor de referencia dentro de este género. Aunque como siempre, para gustos los colores.
 
Leer más

Si esto es una mujer - Lorenzo Silva, Noemí Trujillo

TITULO: Si esto es una mujer

AUTOR: Lorenzo Silva, Noemí Trujillo

EDITORIAL: Destino

AÑO EDICION: 2019

Nº PAGINAS: 320

 

SINOPSIS

La nueva serie policial de Lorenzo Silva, junto a Noemí Trujillo, con una mujer como protagonista.La inspectora de homicidios Manuela Mauri lleva siete meses de baja cuando recibe la visita de la oficial Guadalupe Larbi para pedirle que se reincorpore al trabajo: sólo ella, le dice, tiene la autoridad y el empuje necesarios para sacar adelante una complicada investigación en la que la Brigada Provincial de Policía Judicial de Madrid no consigue avanzar. Tres meses atrás aparecieron restos humanos en los vertederos de Pinto y Valdemingómez. Pese a haber dedicado ingentes recursos, no se ha encontrado el cadáver completo y no hay una sola pista de la autoríadel crimen. Y lo que es peor: tres meses después sigue sin identificarse a la víctima. Manuela se enfrentará de esta manera al mayor desafío de su carrera como inspectora de homicidios: la Operación Vertedero.La búsqueda de la verdad pondrá de nuevo a Manuela en el punto de mira de sus compañeros y superiores, que han perdido la confianza en ella por los hechos acaecidos en torno al suicidio del inspector jefe Alonso, por los que Manuela quedó injustamente salpicada.Una novela que señala los puntos oscuros de nuestra sociedad, cuestionando nuestra ceguera ante el sistema en el que vivimos.

 

OPINION

Nos encontramos ante una novela donde por un lado nos encontramos el sello inconfundible de Lorenzo Silva, pero por otro, se nota que esta vez ha escrito en compañía. Tal vez para marcar distancias respecto a su trayectoria en solitario, esta vez cambiamos de cuerpo policial, y nos vamos desde la benemérita hasta la policía nacional.
Eso sí, nos encontramos con la típica policía en plena crisis tanto personal como profesional, estereotipo repetido hasta la saciedad en estos últimos años en la literatura policiaca patria, ¿dónde queda la originalidad? ¿Tan complicado es escribir una novela policiaca donde el protagonista se encuentre en plenitud?
La historia, más allá de la típica investigación del caso, pretende llamar la atención alzando la voz sobre una de las lacras de la sociedad moderna, como es la trata de inmigrantes ilegales, y aunque fuera sólo por eso, este libro ya tiene valor.
La historia está bien construida, fluye con naturalidad y es capaz de mantener el punto de interés en el lector de principio a fin. Sin embargo tampoco sobresale por nada en especial, ni por argumento, ni por personajes, ni por originalidad, ni por calidad literaria.
En definitiva, no se puede decir que sea una mala lectura ni mucho menos, pero tampoco encontramos en ella nada que nos llame especialmente la atención como para dejarnos una huella imperecedera en nuestro paladar literario.
Y por desgracia, se empieza a abusar tanto de este género y de este tipo de personajes protagonistas, que ya empieza a rallar un poquito.
Nos encontramos ante una novela donde por un lado nos encontramos el sello inconfundible de Lorenzo Silva, pero por otro, se nota que esta vez ha escrito en compañía. Tal vez para marcar distancias respecto a su trayectoria en solitario, esta vez cambiamos de cuerpo policial, y nos vamos desde la benemérita hasta la policía nacional.
Eso sí, nos encontramos con la típica policía en plena crisis tanto personal como profesional, estereotipo repetido hasta la saciedad en estos últimos años en la literatura policiaca patria, ¿dónde queda la originalidad? ¿Tan complicado es escribir una novela policiaca donde el protagonista se encuentre en plenitud?
La historia, más allá de la típica investigación del caso, pretende llamar la atención alzando la voz sobre una de las lacras de la sociedad moderna, como es la trata de inmigrantes ilegales, y aunque fuera sólo por eso, este libro ya tiene valor.
La historia está bien construida, fluye con naturalidad y es capaz de mantener el punto de interés en el lector de principio a fin. Sin embargo tampoco sobresale por nada en especial, ni por argumento, ni por personajes, ni por originalidad, ni por calidad literaria.
En definitiva, no se puede decir que sea una mala lectura ni mucho menos, pero tampoco encontramos en ella nada que nos llame especialmente la atención como para dejarnos una huella imperecedera en nuestro paladar literario.
Y por desgracia, se empieza a abusar tanto de este género y de este tipo de personajes protagonistas, que ya empieza a rallar un poquito.
 
Leer más

La sospecha de Sofía - Paloma Sánchez-Garnica

TITULO: La sospecha de Sofía

AUTOR: Paloma Sánchez-Garnica

EDITORIAL: Planeta

AÑO EDICION: 2019

Nº PAGINAS: 656

 

SINOPSIS

AÑO 1968. En una Europa dividida por un muro insalvable, dos hombres y una mujer buscan desesperadamente su destino.La anodina vida de Sofía y Daniel cambia radicalmente cuando él recibe una carta anónima en la que se le dice que Sagrario, a la que venera, no es su verdadera madre y que si quiere conocer la verdad de su origen debe ir a París esa misma noche. Intrigado, pregunta a su padre por esta cuestión y él le recomienda que lo deje pasar, que no remueva el pasado. Sin embargo, hay preguntas que necesitan una respuesta y esta búsqueda desencadenará una sucesión de terribles acontecimientos y encuentros inesperados de infortunado desenlace que trastocará su vida y la de su mujer, Sofía, para siempre. Madrid, París y su mayo del 68, el muro de Berlín, la Stasi y la KGB, los servicios de contraespionaje en la España tardofranquista y tres personajes en busca de su identidad son las claves de esta fantástica novela con el inconfundible sello de Paloma Sánchez-Garnica.

 

OPINION

Paloma Sánchez-Garnica nos presenta una novela ambientada a finales de los años sesenta y principios de los setenta, que transcurre por varios escenarios; España, el París de Mayo del 68 o la Alemania comunista. Llama la atención el gran salto cultural que se ha producido en este país desde aquellos años hasta la actualidad, especialmente en lo que a igualdad de género se refiere. Está claro que puede quedar camino por andar en ese terreno, pero el cambio ha sido brutal.
La autora construye una trama compleja, con una temática de espionaje donde la vida de los personajes, aún separados por países y mundos diferentes, se entremezclan hasta acabar estando el destino de unos unido casi indisolublemente al de otros.
El estilo narrativo es correcto, profesional, ágil y fácil de leer, aunque como no, tengo que expresar mi eterna queja, me hubiera gustado un poco más de riqueza literaria.
Sin embargo, en esta ocasión la trama es tan rica y la historia tan atrayente que logran compensar con creces esa falta. Quizás al principio le cueste un poco atrapar al lector, pero poco a poco, conforme nos vamos sumergiendo en la trama, se empiezan a devorar las páginas deseando saber que va a pasar a continuación.
Junto a una historia tan atractiva, la autora nos va presentando una estampa de la España de los últimos años del franquismo, con sus claroscuros, donde el lector al echar la vista atrás, y sobre todo aquellos que no vivieron aquellos años, no puede dejar de sentirse maravillado por el cambio tan brutal que este país ha experimentado en apenas unas décadas. Esto ya de por sí me parece un buen ejercicio, sobre para todo para saber de donde venimos y apreciar lo que hemos conquistado en todos estos años, a pesar de todo lo que nos queda por avanzar y cambiar, y a pesar de nuestros políticos.
El final de la historia tampoco dejará indiferente a nadie, es cierto que da un par de giros que en principio pueden descolocar algo al lector, pero al final todo termina confluyendo en un final correcto y emotivo.
En definitiva, me parece una de las novedades más atrayentes en lo que va de año, una lectura que no creo que decepcione a nadie.
Paloma Sánchez-Garnica nos presenta una novela ambientada a finales de los años sesenta y principios de los setenta, que transcurre por varios escenarios; España, el París de Mayo del 68 o la Alemania comunista. Llama la atención el gran salto cultural que se ha producido en este país desde aquellos años hasta la actualidad, especialmente en lo que a igualdad de género se refiere. Está claro que puede quedar camino por andar en ese terreno, pero el cambio ha sido brutal.
La autora construye una trama compleja, con una temática de espionaje donde la vida de los personajes, aún separados por países y mundos diferentes, se entremezclan hasta acabar estando el destino de unos unido casi indisolublemente al de otros.
El estilo narrativo es correcto, profesional, ágil y fácil de leer, aunque como no, tengo que expresar mi eterna queja, me hubiera gustado un poco más de riqueza literaria.
Sin embargo, en esta ocasión la trama es tan rica y la historia tan atrayente que logran compensar con creces esa falta. Quizás al principio le cueste un poco atrapar al lector, pero poco a poco, conforme nos vamos sumergiendo en la trama, se empiezan a devorar las páginas deseando saber que va a pasar a continuación.
Junto a una historia tan atractiva, la autora nos va presentando una estampa de la España de los últimos años del franquismo, con sus claroscuros, donde el lector al echar la vista atrás, y sobre todo aquellos que no vivieron aquellos años, no puede dejar de sentirse maravillado por el cambio tan brutal que este país ha experimentado en apenas unas décadas. Esto ya de por sí me parece un buen ejercicio, sobre para todo para saber de donde venimos y apreciar lo que hemos conquistado en todos estos años, a pesar de todo lo que nos queda por avanzar y cambiar, y a pesar de nuestros políticos.
El final de la historia tampoco dejará indiferente a nadie, es cierto que da un par de giros que en principio pueden descolocar algo al lector, pero al final todo termina confluyendo en un final correcto y emotivo.
En definitiva, me parece una de las novedades más atrayentes en lo que va de año, una lectura que no creo que decepcione a nadie.

 

Leer más

El sueño de la razón - Berna González Harbour

TITULO: El sueño de la razón

AUTOR: Berna González Harbour

EDITORIAL: Destino

AÑO EDICION: 2019

Nº PAGINAS: 416

 

SINOPSIS

La comisaria Ruiz vuelve a Madrid para preparar su defensa. El viejo Jefe Superior de la policía ha logrado su suspensión en venganza por una antigua investigación y María está temporalmente fuera del cuerpo.Pero eso no la va a frenar. Es el mes de mayo. tiempo de fiestas en torno al río Manzanares. y la aparición de unos animales muertos es el primer indicio de una anomalía que pronto dejará más huellas letales: la ejecución de una joven becaria de Historia del Arte en uno de los puentes del río. Y no será la única.La policía investiga magia negra. acoso sexual o sadismo. pero los distintos sucesos empiezan a conformar una serie de escenificaciones que llevarán a la comisaria Ruiz hasta el legado de Goya. Sin equipo, sin uniforme y sin pistola. María se enfrenta esta vez a un ser de extrema inteligencia. marcado por una obsesión y con gran capacidad de manipulación. En su lucha contra el tiempo recorrerá casas okupas. túneles subterráneos y un Madrid oculto y ajeno al Estado.

OPINION

No pensaba en esta ocasión seguir leyendo novela negra-policíaca, necesitaba cambiar un poco de estilo, pero en la entrevista que le hicimos a Ana Lena Rivera, se declaraba lectora habitual de Berna González Harbour entre otros.
Tenía ante mí El sueño de la razón, de dicha autora, y decidí que fuera mi próxima lectura.
Nos encontramos de entrada con los elementos típicos de este género; chica joven asesinada de un modo pseudoritual para conferirle un aire de misterio a la historia, y policía en plena crisis tanto personal como profesional. Puff más de lo mismo. Eso sí, esta vez la historia transcurre en pleno corazón de Madrid, no en algún maravilloso paraje de Cantabria, Galicia, etc.
La autora introduce a Goya como icono escenográfico alrededor de cuya figura se va entrelazando el transcurso de la investigación. También suele ser un recurso muy utilizado en los últimos tiempos, ¡ayy ese Código Da Vinci! Pero en este caso la autora sabe hacerlo de forma que la historia se impregna de un sabor que hace que el resultado, al menos a mí me guste.
Me gustaría resaltar la figura de Eloy, ese chaval quinceañero, okupa, que tal vez represente a toda una generación de jóvenes de hoy en día desencantados con la sociedad actual, y que con un punto de rebeldía intentan vivir al margen. Eloy es un personaje con el que cualquier lector acaba encariñándose, y creo que la autora lo ha creado con toda la intención del mundo para que así ocurra.
María Ruiz, la protagonista principal, es un personaje tantas veces repetido en los últimos años, que no es que no despierte feeling entre los lectores, pero francamente, me hubiera gustado encontrar algo más de originalidad en la construcción de este personaje.
Este tipo de historia siempre suelen estar acompañadas de giros inesperados y sorpresas finales que pretenden establecer con el lector el juego de intentar adivinar quien es el asesino. En ese sentido El sueño de la razón es diferente, no diré más.
El estilo narrativo como casi siempre es correcto pero sin más, y ese es el gran déficit de los autores de hoy en día salvo honrosas excepciones.
En definitiva, no se puede decir que sea una mala lectura, pero tampoco encontramos nada en ella que la distinga de tantas otras, ni por trama, ni por originalidad a la hora de crear la historia o los personajes, ni por una calidad literaria que la destaque por encima del resto. Es decir, acaba siendo una de tantas.
No pensaba en esta ocasión seguir leyendo novela negra-policíaca, necesitaba cambiar un poco de estilo, pero en la entrevista que le hicimos a Ana Lena Rivera, se declaraba lectora habitual de Berna González Harbour entre otros.
Tenía ante mí El sueño de la razón, de dicha autora, y decidí que fuera mi próxima lectura.
Nos encontramos de entrada con los elementos típicos de este género; chica joven asesinada de un modo pseudoritual para conferirle un aire de misterio a la historia, y policía en plena crisis tanto personal como profesional. Puff más de lo mismo. Eso sí, esta vez la historia transcurre en pleno corazón de Madrid, no en algún maravilloso paraje de Cantabria, Galicia, etc.
La autora introduce a Goya como icono escenográfico alrededor de cuya figura se va entrelazando el transcurso de la investigación. También suele ser un recurso muy utilizado en los últimos tiempos, ¡ayy ese Código Da Vinci! Pero en este caso la autora sabe hacerlo de forma que la historia se impregna de un sabor que hace que el resultado, al menos a mí me guste.
Me gustaría resaltar la figura de Eloy, ese chaval quinceañero, okupa, que tal vez represente a toda una generación de jóvenes de hoy en día desencantados con la sociedad actual, y que con un punto de rebeldía intentan vivir al margen. Eloy es un personaje con el que cualquier lector acaba encariñándose, y creo que la autora lo ha creado con toda la intención del mundo para que así ocurra.
María Ruiz, la protagonista principal, es un personaje tantas veces repetido en los últimos años, que no es que no despierte feeling entre los lectores, pero francamente, me hubiera gustado encontrar algo más de originalidad en la construcción de este personaje.
Este tipo de historia siempre suelen estar acompañadas de giros inesperados y sorpresas finales que pretenden establecer con el lector el juego de intentar adivinar quien es el asesino. En ese sentido El sueño de la razón es diferente, no diré más.
El estilo narrativo como casi siempre es correcto pero sin más, y ese es el gran déficit de los autores de hoy en día salvo honrosas excepciones.
En definitiva, no se puede decir que sea una mala lectura, pero tampoco encontramos nada en ella que la distinga de tantas otras, ni por trama, ni por originalidad a la hora de crear la historia o los personajes, ni por una calidad literaria que la destaque por encima del resto. Es decir, acaba siendo una de tantas.

 

Leer más

La ciudad de la lluvia - Alfonso del Río

TITULO: La ciudad de la lluvia

AUTOR: Alfonso del Río

EDITORIAL: Destino

AÑO EDICION: 2018

Nº PAGINAS: 624

 

SINOPSIS

En el Bilbao de principios de los años ochenta, tres misteriosas muertes unirán los destinos de varios personajes sin conexión aparente. Alain Lara, un joven y prometedor jugador del Athletic, descubre una vieja fotografía de los años cuarenta que su abuelo Rodrigo había mantenido siempre oculta. De todos los personajes que aparecen en ella Alain reconoce a su abuelo, junto a un también joven Ignacio Aberasturi, el gran empresario bilbaíno y actual candidato a la presidencia del Banco del Norte. La repentina y extraña coincidente desaparición de ambos, junto con otros sucesos, lo llevará a una investigación que se remontará a un pasado oculto. En un intento por entender lo que sucede, Alain contactará con María, la hija y heredera del imperio Aberasturi, y junto a ella tejerán los hilos del pasado que unieron a sus familias en los años del Berlín nazi, en busca de respuestas. Pero lo que obtendrán serán más preguntas, más dudas, más sospechas. ¿Qué pudo unir hace más de cuarenta años a estos dos hombres cuyas vidas nunca más volvieron a cruzarse? ¿Quiénes son los demás personajes que aparecen retratados junto a ellos? ¿Quién y por qué anda detrás de ellos? La ciudad de la lluvia es un thriller que reúne lo mejor y lo peor que anida en el ser humano. Es una historia sobre el poder magnético de la ambición, el amor y la complicidad entre las personas, y que nos muestra que la cara oculta que todos tenemos no puede permanecer indefinidamente en la sombra.

OPINION

Hacía tiempo que tenía ganas de acometer esta lectura, bueno en realidad prácticamente desde su publicación, pero por un motivo o por otro hasta ahora no había llegado el momento. Pensaba que se trataba de la primera obra del autor, pero buceando en San Google en busca de datos, me he encontrado con que en 2013 ya había publicado una novela histórica de misterio y suspense, Ioannes.

La novela comienza de forma original, con un claro sabor futbolístico, aunque muy pronto queda claro que la trama va por derroteros totalmente distintos, y que el futbol sólo es un punto de originalidad dentro de la novela, que sirve para darle cuerpo a uno de los personajes, para una escena llamativa a lo largo de la obra y poco más.

Desde el principio se empiezan a suceder varias voces narrativas donde aparentemente no tienen nada en común unos personajes con otros, aunque se intuye que todo debe estar relacionado con algún suceso acaecido en Berlín en 1941, en pleno auge nazi en la capital alemana. Se trata pues de una trama ambiciosa, donde el resultado final dependerá de que todo quede bien resuelto.

El estilo narrativo es ágil y correcto, sin florituras pero sin que nada chirríe en ningún momento, por lo tanto nada que objetar, aunque como casi siempre me hubiera gustado encontrar algo más de riqueza literaria en la novela.

Los personajes, a excepción de Alain del que ahora hablaré, sí que son demasiado típicos, el poli duro, el abogado sin escrúpulos que antepone el éxito profesional a todo lo demás, y un par de tiburones financieros. Elementos como digo típicos a la hora de construir un thriller. Aquí se nota claramente el mundo de donde proviene el autor. Es un buen recurso crear personajes que pertenezcan profesionalmente a tu mismo mundo, eso hace que escribir sobre ellos sea más cómodo. La única excepción como decía antes la pone Alain Lara, futbolista del Athletic, un chaval que responde cien por cien al arquetipo de “vascorro” que a todos nos puede más o menos venir a la cabeza.

Como suele suceder con muchos autores de hoy en día, y quizás más claramente con los que se dedican a escribir thriller o novela negra, se nota en este caso una clara influencia audiovisual del cine o de las series norteamericanas de dicho género. Así nos encontramos con un par de persecuciones por pleno centro de Bilbao que como digo, podrían estar sacadas de cualquier peli americana, (lo del karateka oriental francamente me ha rallado bastante) con salto incluido sobre el puente que en ese momento se está abriendo para dejar pasar algún barco. Esto ya es una opinión personal, pero a mí particularmente ese tipo de escenas no me gusta encontrármelas dentro de una lectura,  porque creo que le restan credibilidad a la obra. No entra dentro de mis preferencias literarias, (incluso para el cine soy más de comedia romántica que de peli de acción o de superhéroes) aunque como digo esto es un gusto muy personal.

El gran reto de una novela como esta, es conseguir resolver bien una trama compleja y con varios hilos. He de decir que Alfonso del Río, no sólo lo consigue, sino que hacia el final de la obra nos sorprende con un giro inesperado que la hace ganar en interés y originalidad.

En resumen, una buena novela, una lectura entretenida que hace pasar un buen rato al lector, aunque sin alardes literarios y con alguna escena persecutoria o de artes marciales que para mi gusto le sobra.

Hacía tiempo que tenía ganas de acometer esta lectura, bueno en realidad prácticamente desde su publicación, pero por un motivo o por otro hasta ahora no había llegado el momento. Pensaba que se trataba de la primera obra del autor, pero buceando en San Google en busca de datos, me he encontrado con que en 2013 ya había publicado una novela histórica de misterio y suspense, Ioannes.
La novela comienza de forma original, con un claro sabor futbolístico, aunque muy pronto queda claro que la trama va por derroteros totalmente distintos, y que el futbol sólo es un punto de originalidad dentro de la novela, que sirve para darle cuerpo a uno de los personajes, para una escena llamativa a lo largo de la obra y poco más.
Desde el principio se empiezan a suceder varias voces narrativas donde aparentemente no tienen nada en común unos personajes con otros, aunque se intuye que todo debe estar relacionado con algún suceso acaecido en Berlín en 1941, en pleno auge nazi en la capital alemana. Se trata pues de una trama ambiciosa, donde el resultado final dependerá de que todo quede bien resuelto.
El estilo narrativo es ágil y correcto, sin florituras pero sin que nada chirríe en ningún momento, por lo tanto nada que objetar, aunque como casi siempre me hubiera gustado encontrar algo más de riqueza literaria en la novela.
Los personajes, a excepción de Alain del que ahora hablaré, sí que son demasiado típicos, el poli duro, el abogado sin escrúpulos que antepone el éxito profesional a todo lo demás, y un par de tiburones financieros. Elementos como digo típicos a la hora de construir un thriller. Aquí se nota claramente el mundo de donde proviene el autor. Es un buen recurso crear personajes que pertenezcan profesionalmente a tu mismo mundo, eso hace que escribir sobre ellos sea más cómodo. La única excepción como decía antes la pone Alain Lara, futbolista del Athletic, un chaval que responde cien por cien al arquetipo de “vascorro” que a todos nos puede más o menos venir a la cabeza.
Como suele suceder con muchos autores de hoy en día, y quizás más claramente con los que se dedican a escribir thriller o novela negra, se nota en este caso una clara influencia audiovisual del cine o de las series norteamericanas de dicho género. Así nos encontramos con un par de persecuciones por pleno centro de Bilbao que como digo, podrían estar sacadas de cualquier peli americana, (lo del karateka oriental francamente me ha rallado bastante) con salto incluido sobre el puente que en ese momento se está abriendo para dejar pasar algún barco. Esto ya es una opinión personal, pero a mí particularmente ese tipo de escenas no me gusta encontrármelas dentro de una lectura,  porque creo que le restan credibilidad a la obra. No entra dentro de mis preferencias literarias, (incluso para el cine soy más de comedia romántica que de peli de acción o de superhéroes) aunque como digo esto es un gusto muy personal.
El gran reto de una novela como esta, es conseguir resolver bien una trama compleja y con varios hilos. He de decir que Alfonso del Río, no sólo lo consigue, sino que hacia el final de la obra nos sorprende con un giro inesperado que la hace ganar en interés y originalidad.
En resumen, una buena novela, una lectura entretenida que hace pasar un buen rato al lector, aunque sin alardes literarios y con alguna escena persecutoria o de artes marciales que para mi gusto le sobra.
 
Leer más

Ponte en contacto con nosotros

Powered by Webnode Tienda online