El mentiroso - Mikel Santiago

TITULO: El mentiroso

AUTOR: Mikel Santiago

EDITORIAL: Ediciones B

AÑO EDICION: 2020

Nº PAGINAS: 480

 

SINOPSIS

Hay novelas imposibles de abandonar una vez leídas las primeras páginas. Historias que reinventan el suspense y hacen dudar al lector cada vez que termina un capítulo. En estethriller absolutamente original y adictivo, Mikel Santiago rompe los límites de la intriga psicológica con un relato que explora las frágiles fronteras entre el recuerdo y la amnesia, la verdad y la mentira.
 
En la primera escena, el protagonista despierta en una fábrica abandonada junto al cadáver de un hombre desconocido y una piedra con restos de sangre. Cuando huye, decide tratar de reconstruir él mismo los hechos. Sin embargo, tiene un problema: no recuerda apenas nada de lo ocurrido en las últimas cuarenta y ocho horas. Y lo poco que sí sabe es mejor no contárselo a nadie.
 
Así arranca estethrillerque nos traslada a un pueblo costero del País Vasco, entre sinuosas carreteras al borde de acantilados y casas de muros resquebrajados por las noches de tormenta: una pequeña comunidad donde, solo aparentemente, nadie tiene secretos para nadie.
 

OPINION

Desde que oí hablar por primera vez de Mikel Santiago, y acometí mi primera lectura de un libro suyo, La última noche en Tremore Beach, no he dejado de escuchar una y otra vez como la gente se refiere a él como el Stephen King español, por ese punto de misterior y terror rayano a veces en la ciencia ficción que ha acompañado casi todas sus obras.

Sin dejar de reconocer la excelente trayectoria profesional de Stephen King, no es un género que a mí me atrape demasiado. Cuando me apetece leer terror, prefiero un terror más “clásico” por decirlo de alguna forma, aunque desde luego sea una paradoja que para muchos lectores, sobre todo los más jóvenes evidentemente, King sea todo un clásico de la literatura de terror. Yo soy más de Poe, Lovecraft…, un terror más gótico y menos de ciencia ficción.

Es por ello que los libros de Mikel Santiago hasta ahora siempre me habían dejado un sabor agridulce. Sí, intuía en él un autor que podía ser interesante, pero los argumentos, y sobre todo esos giros fantásticos que impregnan sus obras no me terminaban de convencer.

Y de repente me encuentro con El mentiroso, un libro que se aparta de esa línea para descubrirnos una historia de intriga más mundana, sin giros fantásticos. Y por fin de este libro puedo decir que me ha gustado sin medias tintas, sin ese sabor agridulce que antes apuntaba.

El inicio es original y la historia me parece que engancha desde el principio, su lectura es ágil y amena, sin perder ese punto que hace reconocible al autor pero sin estridencias. Creo que conforme se avanza en su lectura, el autor va jugando al despiste con el lector, intentando que seamos incapaces de descubrir la verdad hasta sus últimas páginas, y al menos en mi caso lo ha conseguido, por lo que el interés se mantiene en todo lo alto hasta descubrir el desenlace final. La historia es interesante y el protagonista que por momentos puede parecer un poco macarra, acaba descubriéndonos un fondo entrañable, reflejado sobre todo en la relación que mantiene con su abuelo.

Es un libro bien escrito e interesante, que por momentos incluso se hace corto, y cuando decimos de una lectura que se nos ha hecho corta creo sin duda que se trata de un elogio. Sí es cierto que aunque está escrito correctamente, como decía antes con un estilo ágil y ameno, como en casi todos los libros de hoy en día se queda ahí, no busca la excelencia literaria, ese párrafo que aune la profundidad de un pensamiento con la belleza de las palabras a la hora de expresarlo. Y esa falta de buscar algo más que contar una historia por muy interesante que esta pueda ser, para mí es un déficit que se ha hecho endémico hoy en día, y que me hace preguntarme si la literatura del siglo XXI está a la altura, de ahí que cuando se encuentra en algún libro, aunque sea con cuentagotas, hay que ensalzarla como se merece. Aún así, ha sido una grata sorpresa descubrir este giro argumentístico del autor, y no tengo duda de que es lo mejor que he leído del autor hasta el momento.

Hay novelas imposibles de abandonar una vez leídas las primeras páginas. Historias que reinventan el suspense y hacen dudar al lector cada vez que termina un capítulo. En estethriller absolutamente original y adictivo, Mikel Santiago rompe los límites de la intriga psicológica con un relato que explora las frágiles fronteras entre el recuerdo y la amnesia, la verdad y la mentira.
 
En la primera escena, el protagonista despierta en una fábrica abandonada junto al cadáver de un hombre desconocido y una piedra con restos de sangre. Cuando huye, decide tratar de reconstruir él mismo los hechos. Sin embargo, tiene un problema: no recuerda apenas nada de lo ocurrido en las últimas cuarenta y ocho horas. Y lo poco que sí sabe es mejor no contárselo a nadie.
 
Así arranca estethrillerque nos traslada a un pueblo costero del País Vasco, entre sinuosas carreteras al borde de acantilados y casas de muros resquebrajados por las noches de tormenta: una pequeña comunidad donde, solo aparentemente, nadie tiene secretos para nadie.