El ministerio de la verdad - Carlos Augusto Casas

"Gabriel se dio cuenta de que, tiempo atrás, esos desempleados eternos se habrían alzado en armas para defender su dignidad. pero hoy todo el mundo tiene una televisión, un móvil, un ordenador.  Están demasiado entretenidos para iniciar una revolución."
"Gabriel se dio cuenta de que, tiempo atrás, esos desempleados eternos se habrían alzado en armas para defender su dignidad. pero hoy todo el mundo tiene una televisión, un móvil, un ordenador.  Están demasiado entretenidos para iniciar una revolución."