Terra alta - Javier Cercas

   

   TiTULO: Terra alta

   AUTOR: Javier Cercas

   EDITORIAL: Planeta

   AÑO EDICION: 2019

   Nº PAGINAS:  384

 

   SINOPSIS

Un crimen terrible sacude la apacible comarca de la Terra Alta: los propietarios de su mayor empresa, Gráficas Adell, aparecen asesinados tras haber sido sometidos a atroces torturas. Se encarga del caso Melchor Marín, un joven policía y lector voraz llegado desde Barcelona cuatro años atrás, con un oscuro pasado a cuestas que le ha convertido en una leyenda del cuerpo y que cree haber enterrado bajo su vida feliz como marido de la bibliotecaria del pueblo y padre de una niña llamada Cosette, igual que la hija de Jean Valjean, el protagonista de su novela favorita: Los miserables. Partiendo de ese suceso, y a través de una narración trepidante y repleta de personajes memorables, esta novela se convierte en una lúcida reflexión sobre el valor de la ley, la posibilidad de la justicia y la legitimidad de la venganza, pero sobre todo en la epopeya de un hombre en busca de su lugar en el mundo.

OPINION

Está claro que Melchor Marín no es un protagonista al uso. Pasar de guardaespaldas en una mafia colombiana a policía autónomo catalán no es desde luego normal. Y que su vida y prácticamente su destino estén regidos por Los Miserables, más concretamente por la figura del inspector Javert, hasta el punto de ponerle de nombre a su hija Cosette tampoco lo es. Si nos paramos a pensarlo un poco, resulta un tanto irreal que alguien deje que su vida sea influenciada de esa forma por un libro. Ni siquiera Los miserables, que dicho sea de paso es una de mis obras favoritas.

Este es el protagonista que nos encontramos en Terra alta, un personaje que lo ha vivido prácticamente todo cuando ni siquiera ha cumplido treinta años. A partir de ahí, Javier Cercas nos trae un doble asesinato con ensañamiento en la comarca catalana de la terra alta y una investigación casi obsesiva del mismo por parte de nuestro protagonista, incluso cuando la propia policía da el caso por cerrado, lo que lo llevará a un desenlace inesperado para él mismo.

La novela está bien escrita, con un lenguaje pulcro y un estilo narrativo entretenido y correcto, pero sin más, no he encontrado en su lectura ningún alarde literario digno de mencionar. El protagonista y algunos de los personajes que lo rodean son cuando menos bastante curiosos y la historia avanza de la mano de la investigación, casi personal por parte del protagonista, hacia un final donde se busca el típico giro argumental que sorprenda al lector, aunque en este caso no puedo decir que se trate de un giro impactante. Me gustaría hacer aquí un inciso sobre los giros argumentales en el final de la historia, que nos encontramos a menudo en cualquier género pero de manera especial en la novela negra. Crear un giro argumental final que el lector no espere es fácil, basta con inventarse un final que no haya aparecido para nada antes en la novela, y ya tenemos la “sorpresa”. Sin embargo al menos en mi opinión, la brillantez en estos casos surge cuando ese giro sí que ha estado presente a lo largo de la novela, delante de nuestras narices, pero el autor ha sabido engañarnos u ocultárnoslo hasta el último instante. En este caso tengo que decir que se corresponde más al primer caso que al segundo.

Y poco más puedo decir de esta novela. Normalmente suelo huir de los premios Planeta, porque al estar prácticamente asignados de antemano a autores ya consagrados que garanticen unas ventas, en la mayoría de los casos no suele el premio venir acompañado con una obra brillante, quizás ni siquiera de la mejor obra posible entre las candidatas al premio, salvo en honradas excepciones. Y en este caso bueno, no se trata de una mala lectura ni mucho menos, pero tampoco es una obra que vaya a recordar pasado el tiempo.